Latidos de afecto y dulzura gracias por su visita.

martes, 21 de septiembre de 2010

Hermana


HERMANA

Esto que les contare, paso hace muchos años.
Cruzábamos en una lancha, que tenia un motorcito, el caudaloso Río Panuco.
Mi hermana, mi madre y yo.
La brisa fresca del río, nos envolvía.
La espuma de las olas, que se formaban, al arañar la superficie, nuestra lancha, hacia que nos sintiéramos temerarias, y estirábamos la mano, para mojar siquiera la punta de los dedos.
Iban, aparte del lanchero, otras personas, que del pueblo se dirigían al puerto.
En donde mejores trabajos, escuelas, y comercios había.
Iban en búsqueda de todo aquello, que en la orilla norte, del estado de Veracruz, era tan difícil, y caro de conseguir.
Y pensar, que ese mundo de agua, bajo nuestra lancha, era la diferencia entre vivir bien, o mal vivir.
Entre un hospital, o un funeral.
En ese entonces, mi hermana y yo, éramos niñas. Felices y bulliciosas, dichosas por la aventura de pasar ese río.
De ver brillar la luz de sol, en las chispas de agua que nos salpicaban.
Arrodilladas en el asiento de madera, apoyando nuestros cuerpos, en la barandilla de la lancha, de frente al agua.
Jugábamos, a quien podría identificar el color, que en esos momentos se le veía al río.
Mamá, ¿verdad que es verde?
No mamá, ella no sabe, es azul.
Mamá nos dejaba un rato discutir, luego daba fin con un “es azul verde”. Y nosotras:
¡Te lo dije! ¡Te lo dije!
No, ¡te lo dije yo primero!
Mamá, se sentía orgullosa de nosotras.
Vestidas, con las mejores ropitas que teníamos, a sus ojos nos veíamos primorosas.
Nos tenia sujetas, con firmeza, del vuelo de las faldas. Temía vernos caer al agua.
Nos fulminaba con la mirada, nos amonestaba.
Y más y más, fluían de nuestras gargantas, las carcajadas.
Eran cascadas de alegría, que no podíamos contener. Ni poniéndonos una mano, sobre nuestra boca.
Y esos regaños de mamá, que nos sabían a gloria. ¡Niñas, ya no se asomen tanto al agua! Hasta los encajes del chonino se les ve.
¡Vergüenza les debería de dar!
Miren, que si me enojo, ¡no las vuelvo a traer!
Mi hermana y yo, conocíamos bien, el tono de su voz.
En realidad, no estaba enojada, solo quería tranquilizarnos, calmar nuestras ansias de vivir.
Éramos tan pequeñas, que aun, era mucho, lo que teníamos que aprender.
Mi hermana, un poco mayor que yo, saco un taponcito de hule. Al que previamente, le había amarrado un hilito. Y lo hacia brincar, cual jinete sobre las olas.
La envidia, se apodero de mí.
Adiós alegría, un rictus, de, otra vez, soy la menor. A la que no se le ocurría nada.
¿Por qué, no nací primero?
Bueno, ¿Por qué no fui única?
Eso si que seria padre. Todo el amor de mi familia, seria para mí. Santa Closs, reyes magos. Todo, todo, y únicamente todo para mí.
Bueno, decidí, por lo pronto, me conformaría, con ese taponcito, que ella traía.
Le arrancaría el hilito de la mano. Y empiezo el empujarnos.
Ya no había risas, estábamos peleando. Es sorda la batalla.
Calladas, rechinando los dientes. Nos empujábamos, con hombros, codos, con el torso.
No podíamos patearnos en ese momento.
Nuestra madre, platicaba con sus vecinas de asiento; tranquila, por escucharnos calladas.
Olvido, que los ríos profundos, aunque silenciosos, no dejan de ser destructivos.
Son ellos, los que desgarran, las entrañas de nuestra tierra.
Y cayó mi hermana al agua.
Apareció su cuerpo, después de 24 horas, en un recodo, del paso del 106. Hinchada. Con dedos como garras. Tiesa. De un color, que yo no conocía.
Sus ojos, labios y orejas, comidos por los peces y jaibas.
Yo dude, que “eso”, fuera mi hermana.
Mi hermana, de seguro, estaría en el fondo del río. Siendo la mimada, de todos los de ahí. Si para eso, ella se las gastaba.
Estaría jugando con tesoros.
Pero, yo también iría a ese lugar. Ya sabía el camino.
Mas o menos, a la mitad del río. Como no queriendo, me aventaría. Y le demostraría, que yo también, sabía ir al fondo del río.
Pero, mi madre, llorosa, sintiéndose culpable, cuando mucho tiempo después, volvimos a cruzar el río, me apretó tan fuerte, pero tan fuerte, temiendo perderme también, que no me dio la oportunidad, de ir a pelearle, a mi hermana, un espacio para mi.


8 comentarios:

  1. Los recuerdos siempre estarán ahí, gracias por por este post, querida Marucha.

    Un abrazo y feliz semana.

    ResponderEliminar
  2. MARUCHINA, LA INOCENCIA ES ASÍ, LIBRE Y ALEGRE, LOS NIÑOS SON TODOS IGUALES EN SU SENTIMIENTO, QUIEREN EL AMOR TODITO PARA ELLOS SOLOS, LO VEO TODOS LOS DÍAS CON MIS NIETOS. TRISTE Y TRÁGICA HISTORIA, TAMBIÉN FRUTO DE LOS TIEMPOS PRECARIOS QUE NOS TOCARON VIVIR EN ESAS ÉPOCAS, DONDE CRUZAR UN RÍO, ERA UNA AVENTURA. ES UNA HISTORIA QUE LLENA EL CORAZÓN DE TERROR, Y EL ALMA DE CONGOJA, PENSAR EN LA DESESPERACIÓN DE ESA NIÑA, Y ESA MADRE, LAS DOS SE SENTÍAN CULPABLES, POR LA DECISIÓN DEL DESTINO DE SEPARARLAS.
    HE VIVIDO EL RELATO A TRAVÉS DE TUS LETRAS QUERIDA AMIGA, TE ABRAZO MARUCHINA

    ResponderEliminar
  3. Hola Maruchiña, tremenda es la vida,ciega la inocencia infantil y una gran incomprension de lo que ocurre a nuestro alrededor.
    triste historia.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Mañana es el último día del año y lo quiero despedir a tu lado, dándote un beso de espacios conquistados y un abrazo de sueños consumados...

    Agradeciendo todo el apoyo que me has brindado durante todo este año, tendiéndome la mano cuando los minutos eran horas y las horas interminables días, haciendo que tus visitas y comentarios escritos desde lo más profundo del corazón se convertíeran en una poesía cual placido oasis de caricias interminables, para un alma que lloraba en silencio...

    Y que hoy desea que el 2011 nos traiga la felicidad prendida en las agujas del reloj cuando se escuchen las doce campanadas. Y mi sentir baile la danza de la amistad cuando levante mi copa para brindar contigo con la mirada puesta en el cielo, que nos esta uniendo con su mágica estela de azul ilusión...

    Te quiere y abraza...

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  5. Hola Maruchiña he vuelto a leer tu triste relato y ver una vez más que de niños podemos ser terribles, sigue escribiendo, te espero.
    Un abrazo.
    Ambar.

    ResponderEliminar
  6. Hola Maruchiña.
    Más alla el camino de luz, nos encontraremos en tus letras y tus escritos, mientras te seguiré esperando.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
  7. Los niños pueden y hacen cosas erribles y ahsta se ponen en peligro ellos mismos por el solo hecho de xperimentar la vida.

    Terrible historia plena de tristeza.

    La vida también deja tales enseñanzas acon la ceguera infantil frente al peligro.

    Un post triste que deja pensando...

    Te comento que
    estas como Blog destacado en mi blog

    www.cosechadesentires.blogspot.com entre mis diferentes listas de amigos de este medio.

    He estado ausente un largo tiempo.

    Pero te tuve en mi corazón y por ende jamás de ti me olvide.
    He vuelto a este sitial y además de visitarte te invito gustosamente a visitar mis blogs dónde has te has de sentir muy bien, y si gustas podrás retirar el detalle dejado en cada uno de ellos.


    Te dejo mi cariño con un manojo de humildes semillas de paz.

    Marycarmen

    Mis blogs

    ARTE:
    www.newartdeco.blogsport.com

    LETRAS:
    www.panconsusurros.blogspot.com

    REALIDAD- SOCIAL- FILOSOFÍA
    www.walktohorizon.blogspot.com

    CALMA- ESPIRITUALIDAD
    www.cuerposanoalmacalma.blogspot.com

    RECETAS DE LA ABUELA ASTURANA
    www.lasrecetasdelaabuelamatilde.blogspot.com

    PREMIOS- REGALOS Y SENTIRES
    www.cosechadesentires.blogspot.com

    ResponderEliminar
  8. Triste historia, los niños a veces pueden ser terribles...
    Lindo fin de semana y un gran beso Maruchi,

    ResponderEliminar

Portada del libro " Pueblo Viejo"

Portada del libro " Pueblo Viejo"
Laguna de Pueblo Viejo Veracruz